divendres, 5 d’abril de 2013

Andrea Pérez, fundadora de El Circópodo: “El circo me enganchó y ya no puedo vivir sin él” - Nou Diari

http://www.noudiari.es/andrea-perez-fundadora-de-el-circopodo-el-circo-me-engancho-y-ya-no-puedo-vivir-sin-el

Por R. B./

Andrea Pérez es ibicenca y le apasiona el circo. De hecho, tanto le gusta que ha fundado junto a ocho compañeros la compañía El Circópodo, un grupo circense que estrenó con éxito su espectáculo Con pies de circo el pasado 13 de marzo en el Paraninfo de la Universidad de Alicante. Nacida en la isla, esta artista se trasladó a Elche para estudiar en la universidad y ha terminado siendo una auténtica maestra de la rueda alemana, una disciplina que requiere de una preparación física especialmente estricta, ya que la gimnasta debe desplazar el artilugio sólo con la fuerza de su cuerpo. Tras tomar contacto con los miembros de la asociación de circo Donyet Ardit de Alicante, Pérez tuvo claro que quería una vida de circo. Aunque su debilidad es Eivissa, a la que escapa siempre que puede para visitar a su familia y a sus amigos.




En plena crisis económica y del teatro por la subida del IVA, ¿cómo nació la idea de montar una compañía de circo?
Hace muchos años que los miembros de la compañía formamos parte de la asociación de circo de Alicante. Hemos trabajado por separado en muchas compañías y con proyectos propios, y desde hace años teníamos ganas de unirnos para montar algo de larga duración, con un formato diferente. Sabemos que es un momento muy complicado, y más mover un espectáculo de nueve personas, pero no podemos parar, ni rendirnos, hay que seguir adelante con lo que uno quiere y en lo que cree. Esperemos que funcione…

¿Han recibido algún apoyo institucional?
La Generalitat Valenciana nos ha dado una ayuda a proyectos emergentes, con lo que sí que hemos recibido apoyo en la parte de producción del espectáculo.

En Ibiza no hay una gran tradición circense. ¿De dónde viene su amor por el circo?
La verdad que surgió de repente, fue algo que se cruzó en mi vida y me apasionó. Siempre me había parecido imposible hacer malabares, lo veía y me fascinaba, pero nunca me había animado ni ha probarlo. Cuando estudiaba en la universidad tenía un compañero que hacía malabares, y yo no me planteé el intentarlo hasta que le enseñó a mi compañero de piso. En ese momento me decidí a probarlo y lo conseguí. Un par de años más tarde conocí a dos miembros de la asociación de circo de Alicante, y empecé a hacer malabares con ellos. Poco a poco me vi envuelta por el mundo del circo, me metí de lleno en la asociación, probé todas las disciplinas posibles, y al final me decidí por la acrobacia. Hace ya unos 11 años que formo parte de la asociación de circo de Alicante, desde entonces hemos organizado cursos, convenciones nacionales de circo, galas, espectáculos, incluso estamos creando una escuela de circo social en Alicante. Me enganchó y ya no puedo vivir sin él.

¿Cómo definiría el espectáculo con el que se han dado a conocer, Con pies de circo?
Es un espectáculo de teatro-circo diseñado para todos los públicos. Se relata una historia en la que diferentes personajes transforman su rutina diaria en números de circo a través de diferentes disciplinas circenses como acrobacia en la cola del paro, malabares con naranjas en un supermercado o la preparación de un bocadillo como si fuera una operación quirúrgica. Con ello conseguimos transmitir la cara creativa y divertida de la vida.

Mantienen una estética muy austera, sin grandes despliegues escenográficos. Sólo los actores, algún toque de iluminación y mucha imaginación. ¿Por qué han apostado por esta puesta en escena?
Más que apostar, diría que era la opción más adecuada a nuestras posibilidades debido al presupuesto con el que contábamos para la producción del espectáculo. Además de que un espectáculo con grandes escenografías es mucho más difícil de mover. Debido a esto surgió el verdadero reto de exprimir nuestra imaginación, lo que dio lugar a encontrar lenguajes como el teatro de objetos, a contar una historia y a transmitir un mensaje con ella que, al final, es lo importante tengas o no escenografía.

¿A quién va dirigido su espectáculo? ¿A niños o también a mayores?
El espectáculo va dirigido a todos los públicos. Por lo que hemos podido ver en el estreno tiene mucha acogida entre todos los públicos y edades. Incluso algunos compañeros nos han contado que sus hijos llegaron a su casa después de ver el espectáculo y continuaban imitando cosas que aparecen en él.

¿Cómo acogió el público su estreno el pasado miércoles en el paraninfo de la Universidad de Alicante?
El espectáculo tuvo mucha acogida, nos vieron unas 400 personas, y hemos recibido muy buenas críticas. La gente se rió, aplaudió y se puso en pié al finalizar… ¡Qué más se puede pedir! La verdad que estamos contentísimos con el trabajo que hemos hecho y con la respuesta del público.

¿Qué otras actuaciones tienen programadas para los próximos meses? ¿Pasarán por Eivissa?
Por ahora no tenemos nada cerrado, se está barajando una opción en Turquía para verano y hemos recibido algunas llamadas de gente interesada, pero no hay nada cerrado. Nos encantaría ir a Eivissa, a mi personalmente me haría muchísima ilusión actuar allí, delante de mi gente. Lo estamos intentando, a ver si hay suerte.

¿Cómo se forma un actor para la arena del circo? ¿Qué diferencias resaltaría entre formar parte de una obra teatral y de un espectáculo circense?
Yo trabajo en circo contemporáneo, la principal diferencia entre éste y el circo clásico es que, además de no trabajar con animales, se le da mucha importancia a la puesta en escena. Por esto la formación en circo es compleja, además de trabajar tu disciplina (técnicamente), has de trabajar danza, expresión teatral, puesta en escena… Creo que los artistas de circo son bastante completos puesto que fusionan muchas disciplinas artísticas diferentes.
Además de lo que implica el aprender todas las disciplinas adicionales (teatro, clown, danza…) el trabajo de la técnica es duro, te frustras cuando las cosas no salen, te lesionas y tu cabeza te dice ‘hazlo’, pero tu cuerpo no puede. En el caso de la acrobacia a veces tienes accidentes y pasa lo contrario, tu cabeza no te deja volver a repetir el ejercicio. Pero, aunque te duela todo el cuerpo, no sé por qué no puedes parar… Creo que es un trabajo muy bonito, de aprender a conocerse, tanto el cuerpo como la mente. Yo no he actuado en otros espectáculos que no contengan circo, sí mezclados con teatro, pero no únicamente de teatro. Aún así creo que la principal diferencia es la forma en la que se buscan las emociones en el público, y que el artista cuenta con herramientas como la coordinación, la fuerza y el equilibrio para generar esas emociones.